Empieza la revolución

El Renault Zoe nos deja en este inicio del mes de febrero tras haber cubierto todo el mes de enero con nosotros, y lo hace llenándonos de satisfacciones. El mismo modelo con el que empezamos la experiencia #12MesesEléctricos en 2015 ha evolucionado en su autonomía hasta convertirse en un automóvil del que cuesta deshacernos una vez nos acostumbramos a su día a día.

Para empezar no tiene rivales directos. Los otros coches eléctricos o apuestan por un estilo muy diferente, como el Kia Soul, por un tamaño más grande, como el Nissan Leaf, o por una tecnología y precio más elevados, como el BMW i3. El Zoe se encuentra sin rivales en su sector de precio y tamaño, el de los modelos urbanos.

«Vale para todos»

Nos han encantado algunas definiciones, como el ‘vale para todo’, ‘le gusta a pequeños, jóvenes y mayores’, ‘es el coche del futuro’ o el ‘mi próximo coche será eléctrico’. Para muchos parece una quimera, no lo es si pensamos que los países que están practicando mayores incentivos a los coches eléctricos, como Noruega, Estados Unidos y hasta China, cuentan ya con un ratio de ventas muy interesante, y las marcas empiezan, en consecuencia, a lanzar más coches de este tipo.

Las empresas, las instituciones públicas y muchos autónomos deben ser los primeros en dar el paso hacia los coches eléctricos, pero también los particulares, ya que es un coche amplio, cómodo, seguro, económico, confortable y que engancha al usarlo. El Zoe juega con un tamaño perfecto para el radio de acción del coche. Si no vamos a recorrer más de entre 100 y 200 kilómetros no nos hace falta ni una gran capacidad ni un gran tamaño, así que el Renault es un coche urbano de buena capacidad interior, y así es este pequeño Renault, que tiene un buen maletero, cinco puertas, un tamaño compacto para poder aparcar cómodamente y una aceleración y velocidad perfectas para movernos por la urbe y sus alrededores.

La carga, en casa

Para cargarlo, por el momento, habrá que hacerlo en casa, ya que la red pública de recarga en Valencia es inexistente, un caso insólito entre las ciudades de su tamaño en Europa. Esperemos que los responsables le pongan solución. Son los puntos de carga privados, en concesionarios, centros comerciales o parkings de pago, los que nos pueden sacar de un apuro, pero esto no suele ocurrir, y tras un ‘periodo de aprendizaje’ que dura como mucho tres meses, sabremos perfectamente hasta donde llega nuestro Zoe y, llegado el caso, donde cargarlo.

Muy competitivo

Renault ofrece el Zoe desde 12.700 euros con un alquiler de batería de 100 euros al mes. Es por tanto perfecto para empresas y autónomos que se puedan desgravar este coste, y algo menos para particulares, que tendrán que realizar un buen número de kilómetros para amortizar este gasto. Cuestión de números ,pero el Zoe es un ejemplo perfecto de un coche que podemos comprar hoy y que nos va a durar muchos, muchísimos, años, dado su muy bajo nivel de desgaste y averías. Una gozada de automóvil.

El Zoe es uno de los mejores coches eléctricos del mercado y, sin miedo a equivocarnos, uno de los mejores urbanos en general. Es silencioso, cómodo, ágil, rápido, seguro, se aparca bien, tiene un amplio interior y da gusto circular con el una y otra vez. Si nos manejamos con su autonomía, es un diez.

Recommended Posts