La estrella se vuelve eléctrica

El Mercedes Clase B eléctrico ya está en nuestra redacción, y queremos agradecer el esfuerzo que han realizado tanto Mercedes-Benz España como su concesionario filial Mercedes-Benz Valencia para que esta unidad esté pasando el mes de julio con nosotros. Sólo hay dos Clase B eléctricos actualmente en España, y uno es el que ven en las fotos, listo para que nuestros lectores y seguidores en las redes sociales conozcan, antes que nadie, como funciona.

El esfuerzo de la marca ha merecido la pena, porque, aunque nos pasa con todos los eléctricos, lo cierto es que la impresión que nos deja este coche es sobresaliente, pero de manera diferente al resto.

Totalmente eléctrico

Hasta ahora los turismos eléctricos que hemos probado han sido diseñados por y para ser eléctricos, como el Renault Zoe y el BMW i3. En cambio el Clase B es un coche ‘normal’ al que se le ha acoplado una mecánica eléctrica, y eso es una novedad para nosotros.

El Clase B convencional nos gusta mucho. Es un monovolumen de 4,4 metros de largo con cinco amplias plazas y un buen maletero de 500 litros. Por su tamaño exterior es un coche que se maneja fácil en ciudad, ya que el conductor va un poco más alto y ve mejor lo que sucede a su alrededor, pero por su tamaño interior es perfecto para viajar, ya que cinco ocupantes adultos van cómodos, más aún si son niños los que viajan. Sumemos una gran calidad, motores de bajo consumo y un diseño atractivo para tener un coche excelente.

Con 180 CV

Para transformarlo en eléctrico Mercedes ha colaborado con el líder en esta tecnología, la empresa americana Tesla. Juntos han diseñado un motor de 180 CV y una batería con alta capacidad -28 kilowatios-, que se sitúa en la parte baja del chasis y que no resta ningún espacio al interior. La batería se recarga con un cable tipo Mennekes, en unas tres horas si está descargada, o con uno doméstico tipo Schuko entre 9 y 12 horas según el suministro eléctrico de nuestro hogar. La autonomía homologada es de 200 kilómetros.

En marcha el Clase B es suave y potente, emite un sonido por debajo de los 30 por hora para que nos escuchen en maniobras o parkings, algo que se agradece, ya que, como otros eléctricos, es ruido es nulo. A partir de ahí tiene tres modos de funcionamiento, Eco, Confort y Sport, con 90, 130 y 180 CV de potencia. No vamos a engañarles, sólo hemos probado el Sport, que hace que el coche acelere y corra como un deportivo, acelerando de 0 a 100 en menos de 8 segundos, con una respuesta inmediata y una velocidad máxima limitada de 160 por hora. Eso sí, el reloj de autonomía marca 120 km. En los próximos días lo iremos probando en todo tipo de conducción y viajes.

Desde 37.500 euros

El precio interesa mucho en estos coches, y el Clase B es elevado, tanto por su marca y calidad como por la gran batería que equipa. El precio oficial de 43.000 euros se puede adornar con algunas opciones, pero con subvenciones se queda en 37.500 euros. ¿Caro? Depende, ya que un Clase B 180 CDI automático cuesta 30.500 euros y un Clase B 220 diesel automático de 184 CV 35.500 euros, pero este coche no contamina, no gasta y apenas tiene mantenimiento, por lo que vale la pena sacar cuentas.

Recommended Posts