Un coche para descubrir

 In Julio 2015 – Mercedes Clase B Electric Drive

Esta semana el Mercedes Clase B Electric Drive ha seguido pasando por diferentes manos, además de las nuestras, ya que muchas de las recargas se realizan en los cargadores que Gamesa Electric y Prisma Luz, por medio de la Asociación Valenciana del Vehículo Eléctrico, instalaron en nuestro periódico.

Sin carga rápida

Precisamente Ignacio Pérez, director comercial y responsable de infraestructuras para el vehículo eléctrico de Prisma Luz, pasó un fin de semana con el coche. Nacho está habituado a coches de todo tipo, especialmente de competición, y de hecho el año pasado terminó tercero en el campeonato KZ de karting Comunitat Valenciana. A la hora de recogerlo el Clase B no tenía toda la capacidad de la batería cargada, y dado que Nacho iba a acudir con él hasta Castellón la opción pasaba por ‘repostarlo’ en el cargador más potente de los dos que tenemos en el periódico, aún así el Mercedes no tiene un modo de carga rápida como sí tienen otros coches eléctricos, y el tiempo mínimo de carga es de 4 horas. Esto protege la duración de la batería, garantizada por 8 años ó 100.000 kilómetros, pero nos quedaremos sin la posibilidad de carga ultra-rápida (unos 30 minutos para el 80 por ciento de batería) que sí tienen otros eléctricos, lo que limita el Clase B a un uso alrededor del punto de carga habitual o con paradas más largas de lo previsto.

Comodidad y calidad

Nacho describe así su fin de semana con el Clase B «al no tener toda la batería cargada realizamos una tranquila y relajada para disfrutar del paisaje que recorremos. El modo E+ ayuda a ahorrar carga, a costa de reducir las prestaciones y la capacidad de aceleración. En cuanto al día a día, destaca la gran capacidad de su batería, suficiente para una jornada completa en la ciudad y los alrededores y hasta para las dos jornadas en el fin de semana. Con el cargador de enchufe doméstico la recarga es más lenta de lo que esperábamos, pero permite cargar suficiente batería por la noche como para no tener mayores problemas al día siguiente. En este sentido, como con otros eléctricos, hay que saber qué trayectos vamos a realizar e intentar salir siempre con la batería al máximo para no pasar apuros con la autonomía. El coche en general es muy satisfactorio, es todo un Mercedes, con lo que implica en calidad y refinamiento. En general gusta su discreción, ya que muy pocos sabrán que estamos ante un coche totalmente ecológico. El precio de un Mercedes es habitualmente más alto, como corresponde a una marca premium, y si sumamos el plus que tiene un coche eléctrico nos encontramos con una tarifa alta -desde 37.500 euros- pero con un coste de uso muy bajo y una duración mayor a la de un vehículo convencional, resulta interesante a medio plazo».

Recommended Posts
Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Start typing and press Enter to search