Ecología de clase alta

Tras devolver el Porsche Cayenne S E-Hybrid en la sede de Porsche España en Madrid, allí mismo nos esperaba el otro híbrido de Porsche, el Panamera S E-Hybrid. Lo cierto es que hay otro híbrido más, el 918 Spyder, un súper-deportivo de más de 700 CV y con un precio de más de 700.000 euros del que se han fabricado, precisamente, 918 unidades, la última de ellas este mismo mes. Pero este modelo no está a disposición de la prensa, a pesar de que convierte a Porsche en la marca con más modelos híbridos enchufables en todo el mundo.

Más deportivo

El Panamera tiene varias misiones. La primera es hacernos olvidar el Cayenne, un coche que nos gustó por su espacio, planteamiento y. precio, ya que, con la misma mecánica cuesta 86.000 euros frente a los más de 110.000 del Panamera híbrido. Casi 25.000 euros es mucha diferencia, incluso para los clientes de Porsche, así que ¿Qué ofrece el Panamera?

Sobre todo una conducción deportiva, y una alternativa a aquéllos que quieren espacio pero no les gustan, no quieren o ya tienen un SUV en su garaje. Este S-Hybrid es un coche para entendidos, para aquéllos que quieren lo mejor, les gusta tener lo último en tecnología y no les importa pagar un poco más por ello.

Nada más recibir la llave, con una funda en blanco nacarado a juego con la carrocería, ya sabemos que la experiencia con el Panamera será diferente. Si el Cayenne puede pasar por un coche ‘discreto’, con el Panamera esto no es posible. Llama la atención allá por donde pasa, con su silueta de cinco metros de largo y su inconfundible diseño Porsche. A nivel mecánico el Panamera es casi idéntico al Cayenne, con el mismo motor gasolina de 333 CV, el mismo motor eléctrico recargable a la red que le permite sumar 416 CV y una caja automática de ocho marchas, pero la berlina tiene tracción trasera mientras el SUV cuenta con tracción 4×4. La batería se recarga en menos de 4 horas en enchufe convencional, aunque podemos comprar enchufes más rápidos. En modo eléctrico recorre hasta 36 kilómetros y alcanza una velocidad máxima de 135 por hora. En nuestro uso han sido unos 25 kilómetros conduciendo con agilidad. Son los trayectos diarios donde mejor se puede aprovechar esta energía, y en nuestro caso han sido varios, aunque también hemos ido a Moraira, y de allí a Vinaroz con este modelo, con un consumo más alto que en un Panamera Diesel.

Calidad que impresiona

El interior, eso sí, es de una calidad apabullante. Dejamos para la próxima semana los detalles de este ecologista de alta gama de la set mundial de las berlinas deportivas.

Recommended Posts