El híbrido más apetecible

Nos ha gustado el Cayenne, que esta semana abandonaba Valencia con destino a Madrid para llegar al garaje de Porsche España, donde nos esperaba un Panamera híbrido del que les hablaremos la próxima semana. En estos últimos días nos tocaba hacer todo terreno con el coche, y lo hicimos. lástima que el aguacero que cayó el lunes arruinara la sesión de fotos. Como muchos saben, salir del coche con el terreno embarrado alrededor no es una buena idea, primero por el peligro de resbalones y después por la posibilidad de que, al dejar el coche sólo en una situación delicada -ideal para una foto- pueda moverse del sitio. En resumen, que no tenemos fotos, así que hemos utilizado las de Porsche España, que no son de un coche ‘como el nuestro’, sino de la misma unidad que hemos tenido en Las Provincias, aunque fotografiada antes de la rotulación de #12MesesEléctricos.

Al caso, en rutas 4×4 el Cayenne se defiende muy bien, pero hay que tener cuidado con su peso, casi 2.500 kilos, para no confiarnos en las curvas de las pistas debido a las inercias. En el campo nos gusta la tracción eléctrica por su suavidad, y el cambio automático por su facilidad para hacer de todo.

De vuelta a la ciudad

Manguerazo a fondo y tomamos el camino a Madrid. Con cuatro pasajeros y media carga el Cayenne híbrido pierde su carga eléctrica a los 26 kilómetros de salir de la capital. Tiene 36 de autonomía eléctrica, pero tenemos que ir muy finos para lograrla, algo que es fácil, ya que es un coche suave. A partir de ahí y con una conducción habitual, nuestro Cayenne legó a Madrid con un consumo promedio de 12 litros. Algo para un híbrido, poco para un coche de gasolina de este tamaño y peso y mucho más que el de un Cayenne diesel, así que, si vamos a viajar mucho, es mejor el Cayenne de gasóleo.

Objetivo: no contaminar

Pero no perdamos de vista el objetivo de este gran logro tecnológico que es el Cayenne. Si nos movemos día a día con trayectos de menos de 50 kilómetros el ahorro es muy importante. Si tenemos una conciencia ecológica, también, porque no emite dióxido de carbono en el modo eléctrico, y si pensamos que en el futuro inmediato se va a restringir la circulación a muchos coches que no sean eléctricos e híbridos, es una buena inversión. Aunque cuesta algo más que el Cayenne diesel, si realizamos kilometrajes cortos resulta más satisfactorio en su uso.

En cuanto a deportividad y con 416 CV de forma conjunta, el Cayenne híbrido es rápido, pero no mucho más que el diesel, así que tendríamos una enorme duda sobre cuál comprar. Nosotros, por su enorme suavidad y por lo bien que encaja en este coche, en el que todo sin virtudes y defectos hay pocos, recomendamos el híbrido. Vale la pena conocer de primera mano la tecnología del futuro, la misma que ha permitido a Porsche ganar en Le Mans.

No podemos pasar por alto que, a pesar de ser un Porsche, y por tanto un automóvil que presume de deportivos, el Cayenne es uno de los mejores SUVs del mercado en lo que a espacio interior, maletero y confort general se refiere. Ahora, a por el Panamera.

Recommended Posts