La marca de deportivos se apunta al híbrido

A muchos les extrañará ver un Porsche en una iniciativa que promueve los coches innovadores y de bajas emisiones ¿Pero no es Porsche una marca de deportivos? Sí, pero también lo es de tecnología, y muchos de los elementos cotidianos que nos rodean incorporan tecnología desarrollada por la marca, y no sólo en los coches. Esto significa que Porsche es líder en ingeniería y se refleja en la gama híbrida más extensa del mercado. La marca tiene tres modelos híbridos enchufables, el súper-deportivo 918 Spyder y los más accesibles Panamera y Cayenne híbridos.

Un Cayenne que no gasta

Este último es el que llega a nuestras manos, un coche que combina un motor gasolina de 333 CV más un motor eléctrico que suman un total de 418 CV, pero más que esta impresionante cifra de potencia, lo que importante es que este Cayenne, una vez cargad puede recorrer unos 40 kilómetros en modo eléctrico sin gastar una gota de gasolina, y cuando se agota la batería, también reducir el consumo la recargarse la misma en las frenadas y servir siempre de soporte en conducción normal. El resultado es un consumo nulo o muy bajo si nuestros recorridos son cortos o, dicho de otra manera: este Porsche gasta menos que cualquier utilitario en los trayectos del trabajo a casa ¿Increíble? Sí, pero cierto.

Tecnología y espacio

Para conseguirlo Porsche no ha renunciado a un ápice de la tecnología, espacio o deportividad de su gama. Empezamos por lo primero, ya que incorpora un potente motor V6 gasolina que se ayuda de otros eléctrico, y se suma a la tracción total permanente y una caja automática de ocho marchas. El Cayenne además desconecta el motor en los semáforos e incluso en marcha si no pisamos el acelerador a fondo. Serán muchas las ocasiones en las que vemos la aguja del cuentarrevoluciones a cero casi sin darnos cuenta. La tecnología habitual en Porsche sigue ahí.

En cuanto a espacio, uno de los motivos de compra del Cayenne, todo sigue igual. Se ha perdido un pelín e volumen de caga -580 litros en lugar de 620- para poner la batería debajo del piso del maletero. Esta es de ión-litio de última generación, con una recarga habitual en cuatro horas y rápida en apenas 40 minutos, y tiene un cargador fantástico, ya que es cómodo y lo podemos tener en casa o llevar en el maletero cómodamente.

También deportivo

El tercer punto es la deportividad. Quizá con tanta tecnología ye ecología se puede perder el espíritu Porsche, pero el Cayenne híbrido tiene 416 CV, corre que se las pela pero, sobre todo, transmite esa deportividad al volante, de perfecto tamaño, y cuenta con sistemas como el pack sport crono, las suspensión deportiva regulable o el modo sport de conducción que convierte a este SUV en una especie de enorme kart que sorprende por su dinamismo.

Aun con todo, es un coche que invita a una conducción relajada. Su gran calidad, silencio interior y suavidad hacen que salgamos aprovechando la potencia del motor eléctrico, con el que se alcanzan hasta 140 por hora, e intentemos hacer los trayectos sin que se conecte el motor de gasolina. Aunque marca 40 de autonomía, a no ser que vayamos muy finos lo habitual serán treinta y pocos, para muchos suficientes para ir y volver a casa a diario o, al menos, hacer uno de los trayectos en eléctrico.

Como todos los coches de este tipo la autopista no es su fuerte en cuanto a ahorro, porque una vez se termina la batería, contamos con un motor de gasolina en el que las cifras son las que son: algo más de diez litros en promedio en viajes largos, por lo que si lo habitual son este tipo de trayectos y lo que buscamos es ahorro, mejor el Panamera diesel.

Si nuestros trayectos habituales son cortos, nos gusta la ecología y disfrutamos la no gastar un euro en gasolina, sin duda el Cayenne híbrido es el mejor coche de este tipo en el mercado. Ahora toca que lo prueben nuestros influencers.

Recommended Posts