La prueba más difícil para el Panamera Hybrid

El Porsche Panamera híbrido se ha mostrado en estas dos semanas como un excelente automóvil en todos los campos. Recorre sin contaminar casi treinta kilómetros, tiene una altísima calidad, buenas prestaciones, elevado equipamiento. pero todo esto, capaz de convencer al resto de los mortales, puede que no sea suficiente para los que buscan en un coche, sobre todo, carácter, y este tipo de conductores son mayoría en Porsche.

Club 911 Valencia

Nos ponemos en contacto con nuestro amigo Tino Guardiola, siempre vinculado al mundo de la competición y ahora coleccionista de bellezas de cuatro ruedas, de las que nos gustan casi tanto como las otras. Tino pertenece al Club 911 Valencia y acude a nuestra cita con un Porsche 911 Carrera RS 3000 del año 73 decorado en blanco y naranja. Al poco llega un buen amigo suyo, Óscar Muguruza, también del Club, con un 911 S 2.4 del 73 y acompañado de su hijo, un chaval al que le gustan los coches, ¡cada vez quedan menos! Así que vamos a cuidar a este aficionado junior.

Mientras ellos comprueban lo mucho que cambia la tecnología con el Panamera, nosotros nos fascinamos con el pequeño tamaño y la simplicidad aparente de estos dos deportivos. Qué bien suena el motor bóxer. El e-Hybrid de Porsche, en cambio, no hace ruido alguno cuando rueda en modo eléctrico.

Público exigente

Llega la hora de conducir y se ponen al volante. Primero Tino. El modo completamente eléctrico no van a poder disfrutarlo al completo, ya que la batería está agotada después de buscar un sitio para hacer las fotos. Sí el modo híbrido, el que desconecta el motor de gasolina cada vez que la batería puede mover el coche. Le impresionan las llantas, de nada menos que veinte pulgadas, la calidad del interior, la gran cantidad de botones y lo suave que es todo «por mi parte al conducir echo de menos un cambio manual, entiendo que todos los coches modernos, incluso los deportivos, son automáticos, pero para mi un parte de la conducción es poder cambiar de marcha». Con cuatro pasajeros a bordo, el Panamera debe rondar los 2.500 kilogramos de peso, lo que se manifiesta al llegar a las incorporaciones «le falta un poco de fuerza a bajas revoluciones. No es un motor turbo como los de Porsche, sino uno con compresor de Audi, y quizá eso le quita algo de fuerza». En cambio la estabilidad es magnífica «agarra muchísimo, y frena de manera extraordinaria, se nota que algunas cosas no cambian con los años».

Cuestión de cambio

Llega el turno de Óscar, habituado a moverse con coches de gama alta, algunos de ellos de tipo 4×4, Óscar destaca el espacio en las plazas traseras, donde ha realizado la primera parte del trayecto «es comodísimo, y recuerdo un viaje que hicimos en un Panamera a Madrid disfrutando de un gran confort». En marcha echa de menos unas levas para el cambio «los pulsadores no son tan cómodos, pero hay que utilizarlos para poder adelantar y aprovechar así las prestaciones que tiene el coche». De nuevo la estabilidad, los frenos y la sensación de que es un deportivo son los mayores halagos «es una berlina Porsche, sin ninguna duda, y es la única marca capaz de hacer un cuatro plazas tan amplio, confortable y a la vez tan deportivo como este». Los amantes del 911 aprueban el Panamera híbrido, aunque les gustaría que fuera más deportivo, ya probaremos el GTS…

Un coche único

Tras pasar esta dura prueba con nota, queda nuestro balance final. El Panamera, y se adata perfectamente los que vayan a realizar trayectos cortos cada día. Para trayectos largos el diesel es más económico por su consumo, y para los que buscan confort, el Cayenne híbrido, que cuesta casi 20.000 euros menos, es más competitivo. Esto deja un pequeño público para el Panamera híbrido, pero a cambio accederán a uno de los mejores automóviles de mundo.

Recommended Posts