El Outlander muestra sus cualidades en carretera

Además de afrontar la semana grande de las Fallas, el Outlander de nuestra iniciativa #12meseseléctricos ha empezado a realizar largos trayectos, como un Valencia-Madrid, otro a Castellón y algunos recorridos intermedios. En este tipo de viajes vamos a comprobar dos cosas. La primera es el consumo cuando se agota la batería, y lo segundo es si el confort que muestra en el día a día se mantiene cuando se trata de un largo viaje.

En el primer punto hay buenas noticias. Aun con el motor de gasolina en marcha, el Outlander no se excede en consumo, y ronda los 9 litros a ritmo ‘alegre’, no mucho para un SUV de tracción total de este tamaño. Si clavamos el control de velocidad en 120 por hora, veremos 7,5 litros cada 100 km. en el marcador, todo ello después de agotar la batería, por lo que los primeros 100 kilómetros los podemos resolver con unos 4 litros de promedio.Así que, si vamos a realizarde forma asidua largos viajes, mejor el diesel, pero si nuestros recorridos diarios rondan los 50 kilómetros y los fines de semana rara vez pasaremos de 100 ó 150 kilómetros antes de poder recargar, el Outlander sigue siendo una máquina de ahorrar.

El segundo aspecto es el del confort, perfecto en carretera gracias al silencio, el buen hacer de las suspensiones y la suavidad de la mecánica. Hay algunos modelos híbridos que, al exigirles potencia, el motor sube de revoluciones sin que aumente la velocidad de forma inmediata, lo que perjudica el confort. En este caso no ocurre así, y en carretera vamos como en ciudad, con suavidad y silencio.

Afrontamos la última semana con el modelo híbrido enchufable más vendido de Europa. Sólo nos faltan las excursiones fuera de carretera y ver todos los detalles de la compra del mismo, un punto esencial para los futuros clientes.

Recent Posts