Un eléctrico para comprarlo ya

El BMW i3 de nuestra iniciativa #12meseseléctricos ya ha abandonado la redacción, y aunque nos ha llegado un sustituto de alto nivel, la verdad es que lo vamos a echar de menos. El i3 tiene un diseño extraño y diferente, pero en el fondo, atractivo. Día a día nos va ‘entrando’ un poco más hasta enamorarnos, aunque la trasera es ‘difícil’, tiene carácter, personalidad y se ve que es un coche ecológico.

Al interior le pasa un poco como al exterior. Al principio cuesta un poco hacerse a él, pero luego se le coge el truco. En la primera impresión los materiales reciclados, el volante muy sencillo o los tapizados en una tela convencional no dan la sensación de haber comprado un coche de 30.000 euros, pero en pocos días empezamos a apreciar estos materiales ligeros, funcionales y ecológicos que contribuyen a que el i3 sea bueno para el medio ambiente no sólo en su uso, sino también en su fabricación.

Aunque lo que más gusta es su potencia y prestaciones. Cómo acelera, cómo corre y qué agradable es conducirlo. Se mueve en ciudad con la agilidad de una moto, dada su velocidad y su capacidad para aprovechar hasta el último hueco, y por su radio de giro, podemos aparcar en cualquier sitio. Además es totalmente silencioso y muy cómodo.

Por tanto, es un coche que apetece comprar. Cuesta 30.000 euros ya descontadas las ayudas del Plan Movele, de 5.500 euros, y por tanto resulta unos 8.000 euros más caro que un Mini gasolina automático, que sería un modelo, salvando las distancias, equivalente a este i3.

Es caro, porque las baterías tienen un precio alto y su construcción en carbono también. Como pros encontramos un consumo que, con la tarifa eléctrica nocturna es de unos 1,50 euros por cada 100 kilómetros. Esto significa un ahorro de unos 6 euros cada 100 km. Si hacemos 10.000 al año, 600 euros, cifra que irá creciendo conforme suba el combustible o nuestro kilometraje. Tardaremos, a grandes números, unos 80.000 kilómetros en amortizar la diferencia, pero también ahorraremos en recambios y revisiones porque el i3 apenas tiene mantenimiento.

En los contras, la autonomía. Ronda los 140 km. si conducimos con suavidad. Nos dará para toda la semana en ciudad, pero no sirve para viajes medios o largos, por lo que vale, sobre todo, como segundo coche de la casa.

Si estamos buscando un urbano premium y con cambo automático y en la casa tenemos otro coche para largos viajes, vale la pena plantear su compra. Si no estamos del todo seguros se puede comprar con uno de los sistemas de pago de BMW que permite disfrutarlos por 250 euros al mes durante tres años y, pasado este periodo, devolverlo si el coche no nos interesa.

Si aún tienes dudas, te recomendamos acudir al concesionario BMW i de Valencia, Bertolín, para conocer todos los detalles de este recomendable automóvil.

Recommended Posts