Un nuevo candidato

El mes de mayo empieza con la llegada de nuestro cuarto coche para la iniciativa de promoción y difusión de la movilidad ecológica #12MesesEléctricos. Se trata del BMW i3, uno de los coches que más expectación ha levantado en la redacción y en el mercado.

El i3 cuenta con un sistema de propulsión diferente a los anteriores. Frente a la mecánica totalmente eléctrica de los Renault Zoe y Nissan e-NV200 y el híbrido enchufable del Mitsubishi Outlander PHEV, que cuenta con un motor de gasolina y hasta tres motores eléctricos de pequeño tamaño para cubrir los primeros 50 km. el BMW i3 tiene un motor eléctrico con más de 100 kilómetros de autonomía real y un motor de gasolina que, en lugar de impulsar el coche, sirve de generador para el motor eléctrico, y nos permite seguir circulando si nos quedamos sin batería. Esto en la versión REX que estamos probando estos días, ya que el i3 ‘normal’ es únicamente eléctrico.

Con fibra de carbono

Pero si por algo destaca el i3 es por su diseño. Es muy diferente a todo lo conocido. Se ve estrecho, alto y corto, con partes planas que se unen a las curvas y con una carrocería de plástico ¿Es segura? Más que una de acero, y es que su secreto es que el i3 tiene un chasis de fibra de carbono, el mismo material rígido, ligero y caro, con el que se construyen los Fórmula 1. Esto permite un diseño libre de trabas, con unas baterías que se ocultan bajo el piso, un motor eléctrico trasero y uno de gasolina que hace, si se requiere de generador.

El interior es también muy diferente. Primero es un cinco puertas, pero las dos puertas traseras se abren de manera invertida a la marcha, y sólo pueden accionarse con las puertas delanteras abiertas. Original, aunque no muy práctico. En cualquier caso, mejor así que en un tres puertas, ya que el uso de las plazas traseras es más confortable con el acceso que permite este BMW. Los materiales del interior son reciclados en muchos casos. y también lo parecen, de modo que tenemos un ambiente ecológico, y a partir de ahí, pantallas y mandos se suceden en una exhibición de tecnología práctica. Hay un punto débil, y es un maletero pequeño de sólo 260 litros.

Con 170 CV

Hemos recorrido pocos kilómetros con el i3 esta semana así que vamos a dejar nuestras sensaciones al volante para siguientes artículos. Eso sí, tiene 170 CV y muy buena aceleración. Hablemos del precio. Con la nueva ayuda del Plan Movele, que subvenciona la compra con 5.500 euros, el i3 cuesta 30.000 euros y la versión con el motor eléctrico y el adicional de gasolina, 34.500 euros. Es mucho dinero, pero cuantos más kilómetros se hacen, más se ahorra, porque la energía eléctrica es muy barata comparada con el combustible fósil, y además no contamina el aire que respiramos.

El BMW tiene dos ventajas importantes: una es que la batería no está en régimen de alquiler, como en el Renault Zoe, sino que se compra junto al coche. La segunda es que BMW ofrece financiaciones para poder disponer del i3 desde 250 euros al mes, una tarifa razonable para un segundo coche de calidad premium que, además, no contamina y gasta lo mínimo.

Tenemos mucho que descubrir con el i3, entre otras cosas qué tal funciona un eléctrico con tecnología de F1, potencia de utilitario deportivo y un diseño tan diferente.

Recommended Posts