Eléctrico para la ciudad

Esta semana hemos sometido el pequeño Peugeot Ion a intensas jornadas de conducción para comprobar su utilidad diaria por las calles de Valencia. De aspecto urbano y con un interior sencillo, el pequeño eléctrico de Peugeot es una de las opciones más funcionales del mercado, gracias a sus dimensiones contenidas, amplia visibilidad y confort en marcha proporcionado por su motor eléctrico con baterías de ión-litio.

Lanzado al mercado en 2010, el Ion se adelantó a la demanda del mercado, pero analizando el vehículo en profundidad comprobamos que puede ser una buena alternativa para aquellos que busquen un movilidad urbana ágil, dinámica y ecológica. Obviamente, el ser uno de los primeros modelos eléctricos merma la capacidad tecnológica del modelo, echando de menos un interior más actual que incluya sistemas de navegación u otros accesorios a la última.

En marcha es donde el Ion despliega todo su potencial. Suave en el encendido y en la conducción, el Peugeot muestra un comportamiento dinámico que destaca en las aceleraciones, recuperaciones y adelantamientos. La entrega inmediata del par máximo lo hace rápido en las salidas, mientras que la corta distancia entre ejes lo convierten en un vehículo ágil para callejear sin ningún tipo de sonido o vibración.

Con un precio de 17.000 euros incluidas las ayudas del gobierno, el Ion cuenta con una autonomía de 130 kilómetros. Durante nuestros test sólo hemos podido realizar unos 100 km antes de tener que recargar las baterías, pero si el uso es puramente urbano, contaremos con la autonomía suficiente para el desarrollo normal de una jornada de trabajo. Por todo ello, consideramos que el In se puede adaptar a nuestras necesidades, especialmente si vivimos o circulamos, sobre todo, por el centro de Valencia.

Recommended Posts