Una empresa líder en tecnología

Nuestra iniciativa de difusión de la movilidad ecológica #12MesesEléctricos no sería posible sin la colaboración de empresas líderes en el sector, como Gamesa Electric. Gamesa es una de las empresas españolas de referencia en la producción, instalación y gestión de aerogeneradores en todo el mundo. Suyos son muchos de los grandes molinos instalados en España que convierten la energía del aire en electricidad, una energía limpia que se abre paso en todo el planeta. Precisamente del funcionamiento de los aerogeneradores surge una de las grandes oportunidades para el coche eléctrico. Estos molinos producen electricidad siempre que haya viento, incluso de noche, pero esa energía nocturna que no se puede almacenar se desperdicia, pero podría utilizarse para recargar coches eléctricos sin tener que aumentar la infraestructura que genera energía eléctrica en España. A ello se suma la necesidad de tener un aire más limpio en las ciudades y la tendencia imparable que tenemos los ciudadanos hacia productos y servicios que apuesten por el consumo sostenible, de modo que Gamesa decidió invertir en la producción de cargadores para coches eléctricos.

Tecnología valenciana

Una de las plantas de producción más importantes de Gamesa Electric está en la localidad de Benisanó, cerca de Llíria, en Valencia, y allí nos dirigimos con el coche que protagoniza el mes de noviembre la iniciativa #12MesesEléctricos, el Peugeot Ion. El Ion es, como Gamesa, uno de los pioneros en movilidad eléctrica. Salió al mercado en 2011, prácticamente al mismo tiempo que los cargadores de la empresa española, y se han vendido miles de unidades en toda Europa, especialmente a empresas y flotas de renting que han tenido con el pequeño Peugeot su primer contacto con el coche eléctrico.

El mejor primer eléctrico

Tiene un precio ajustado para este tipo de coches, unos 17.000 euros con la batería en propiedad. En comparación un coche más grande como el Nissan Leaf cuesta unos 24.000 euros con batería incluida, pero si vamos a utilizar el coche eléctrico para ciudad o para recorridos cortos, el Peugeot es más que suficiente. Su autonomía oficial es de 150 kilómetros, por lo que en uso real tenemos unos 120 kilómetros disponibles, más que suficientes para el día a día o, en nuestro caso, para ir y volver a Benisanó.

Allí nos encontramos unas instalaciones de última generación, con una nave de producción completamente automatizada donde su director, Jorge Bermejo, y la especialista en la división de coches eléctricos, Patricia Chirivella, nos muestran el trabajo de los 57 empleados que ahora mismo tiene la empresa. Gamesa Electric tiene tres plantas situadas en Reinosa, Coslada y Benisanó, y en esta última se producen tanto los cargadores eléctricos como armarios de control y conversores de potencia para aerogeneradores.

De forma automatizada, los cables perfectamente medidos y los componentes necesarios para cada pieza llegan a las mesas de trabajo de los operarios, que proceden a su montaje con importantes mecanismos de control de cada proceso que garantizan una perfecta fiabilidad. Cambiar estos componentes una vez montados en un aerogenerador puede ser más caro que su propia construcción, por lo que la calidad es prioritaria. Paso a paso las conexiones, placas eléctricas y unidades de control toman forma hasta instalarse en armarios eléctricos que formarán parte del conjunto de elementos que transforman el movimiento rotatorio de las aspas de un aerogenerador en energía eléctrica renovable, que en España supone ya alrededor del 30 por ciento de la producción eléctrica anual.

Cargadores para todos

La producción de cargadores para coches eléctricos sigue en aumento en 2015, y cuenta con un proceso de mejora continua para adaptarse a los diferentes modelos de coches y a las solicitudes de los clientes. Los cargadores de Gamesa tienen la cualificación ‘eco-diseño’, con todas las piezas fácilmente reciclables; y adaptan su instalación al consumidor final, normalmente administraciones, flotas, hoteles, empresas e instaladores que dan servicio a los particulares. El último ingenio es un cargador integrado en los sistemas de pago de la zona azul, que permitiría contar de forma rápida con miles de puntos de recarga en España, ya que no suponen un gran desembolso adicional en infraestructura para los Ayuntamientos, un sistema que ya se equipa en ciudades como Niza, Manresa o San Cugat en España. Gamesa trabaja ya en la interconexión entre equipos y en aplicaciones capaces de proporcionar al cliente información sobre cargadores disponibles, tiempos de espera para la recarga total y muchos parámetros más.

Tras la visita tomamos de nuevo el volante del Ion convencidos aún más de la implantación futura del coche eléctrico. Es una movilidad limpia, confortable, segura, sin ruidos y con muchas ventajas, pero además las empresas que se van a encargar de dotar de infraestructura de recarga ya están totalmente preparadas para instalar en España tantos cargadores como la sociedad demande.

Recommended Posts