Una semana muy intensa

La semana del Golf GTE ha sido, cuando menos, entretenida. La empezamos con una jornada dominical en la que el Golf debió seguir el ritmo del MercedesAMG GT-S y del BMW i8 por las reviradas carreteras valencianas. Lo cierto es que, si a los mandos de los dos deportivos se disfruta de su mecánica, chasis y potencia, a bordo del Golf se hace intentando mantener el ritmo, sin perder de vista a los reyes de la aceleración y la tecnología en cuestión de deportivos.

 Casi un GTI

Nuestro compañero Carlos Panadero se encargó de dirigir el Golf durante buena par te de la jornada, y destacó su facilidad para rodar deprisa. “Es un coche veloz y poco exigente con el conductor, la dirección es precisa, frena bien, se coloca en las curvas con facilidad y los asientos sujetan de maravilla. En zonas de curvas las levas para el cambio son de gran ayuda, aunque el balance es que, con muy poco uso eléctrico, el consumo sube y el rendimiento sería mejor con un modelo que no tuviera que cargar con el pack debaterías, como el GTI”.

Estamos seguros que el GTI es un poco más divertido, pero lo de ir a trabajar cada día sin gastar un euro en gasolina también tiene su miga, así que, en los casos de uso diario con kilometraje reducido y ocasional en carretera, compensa el GTE, si en cambio sólo sacamos el coche el fin de semana en trayectos de más de 100 kilómetros, el GTI es mejor elección.

Gestionar la batería

En cuanto a la duración de la batería, los trayectos a la velocidad máxima del coche en modo eléctrico –130 por hora– influyen de gran manera en su duración, que pasa de los 50 homologados a alrededor de 30 kilómetros, por lo que, o bien circulamos por ciudad de forma habitual, donde sí nos podemos acercar bastante a los 50 kilómetros previstos, o mejor circulamos a una velocidad en torno a los 100 por hora, lo que permite alargar de forma evidente la duración de las baterías. La recarga, en nuestro punto rápido en el periódico, es de unas dos horas.

Camino de Teruel

El Golf abandonó la redacción en manos de nuestro compañero, crítico culinario y experto en vinos y espirituosos Chema Ferrer. Su trayecto por Teruel debió ser movidito, a cuenta del kilometraje y la suciedad acumulada, pero satisfactorio, ya que nuestro compañero ya nos pregunta cuanto cuesta este coche.

La semana culminó con la visita a la Feria Egética de la Energía, donde el Golf no tuvo que mostrarse en público, pero sí fue otro de los trayectos, como todos los urbanos hasta ahora realizados, que se hizo con el motor eléctrico.

Nuestro híbrido enchufable se va ahora de fin de semana con compañía femenina, sin duda con menos ajetreo que el que ha tenido en los últimos siete días.

Recommended Posts