Máximas cualidades en formato eléctrico

Buenas noticias para el Kia Soul. Su mayor autonomía eléctrica hace que la ansiedad ante la posibilidad de quedarnos ‘tirados’ sea muy baja, casi nula, ya que casi siempre llevamos la reserva de batería bien por encima de los 50 kilómetros. Las noticias no tan buenas para el Soul es que, si el coreano anuncia 210 km. de autonomía, el Nissan Leaf termina de anunciar una versión con 250 kilómetros y el Renault Zoe una de 240 km. Todos estos son datos de consumo ‘oficiales’, que en un uso real se traducen entre 150 y 170 kilómetros de autonomía máxima.

Cada vez mejor

Pero hoy nos ocupa el Soul, y cada vez nos gusta más. En parte porque han eliminado muchas ‘rarezas’ de coche eléctrico, aunque se conservan algunas, como la carrocería en dos colores, las llantas de color blanco o los toques de ‘eco-diseño’ en diferentes puntos. Pero se mezclan con una línea exterior llamativa. La trasera por ejemplo tiene unos enormes pilotos que camuflan el portón, tan vertical como en un furgón, y que permite un buen espacio interior y de maletero en un coche de sólo 4,1 metros de largo. El maletero se aprovecha bien, y en su interior hay dos cables de carga, el de capacidad normal, con entre ocho y diez horas de carga, y el de carga rápida, con una toma tipo Mennekes que nos permiten usarlo en muchos de los puntos existentes en España. Nuestra unidad tiene también la carga ultra-rápida ChaDeMo, disponible sólo en los concesionarios y que pone la batería a tope en media hora.

Hemos circulado con el modo Eco conectado y las prestaciones son muy razonables. También hemos llevado una sillita infantil, el carrito y todos los bártulos sin mayores pegas, y la conducción es fácil de explicar a otros usuarios, especialmente a los que ya han conducido alguna vez un coche con cambio automático. Aún así tiene detalles a los que cuesta acostumbrarse, como los pitidos de aviso cada vez que salimos del coche con el contacto dado y la llave en el bolsillo. En el otro lado de la balanza la pantalla central es la mejor que hemos visto en un coche eléctrico hasta hoy: amplia y clara, podemos ver desde el consumo (17 kilovatios cada 100 km. en nuestro caso), si estamos conduciendo de forma ecológica con un gráfico muy atractivo, los puntos de recarga, lo que resta de la batería o la facilidad para programar la recarga a determinada hora o si queremos que el interior del coche esté ya caliente o frío al conducirlo.

El precio es una de las consultas habituales, y a veces nos cuesta responderla. La tarifa con las ayudas estatales del Plan Movele es de unos 24.000 euros en la versión estándar, pero Kia permite comprar el coche por 16.000 euros, la tarifa de un monovolumen similar a este, y comprar la batería a plazos sin intereses, por 99 euros al mes durante 7 años, totalizando los alrededor de 8.500 euros que cuesta este carísimo componente. Otra solución es pagarlo ‘al contado’ y ahorrar desde el primer día.

A por otra semana

Tras hacerse muy popular en el centro de Valencia, entramos en otra semana de préstamos en el que el coche pasará por manos de nuevos ‘influencers’ y compañeros del diario.

Recommended Posts